Litigios Ambientales

¿Su empresa cumple con la
legislación ambiental?

¿Sabe cómo atender una visita de inspección de autoridades ambientales para verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental?

Nuestro país cuenta con Leyes, Reglamentos, Normas de Protección Ambiental, de orden público e interés social y tienen por objeto la protección, la preservación y restauración del ambiente y el equilibrio ecológico, para garantizar los derechos humanos a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar de toda persona, y a la responsabilidad generada por el daño y el deterioro ambiental, las cuales están en constante actualización reformas:

LEY GENERAL DEL EQUILIBRIO ECOLÓGICO Y LA PROTECCIÓN AL AMBIENTE Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de enero de 1988
TEXTO VIGENTE Última reforma publicada DOF 16-01-2014

LEY FEDERAL DE RESPONSABILIDAD AMBIENTAL
TEXTO VIGENTE (a partir del 7 de julio de 2013)
Nueva Ley publicada en el Diario Oficial de la Federación el 7 de junio de 2013

¡Nosotros brindamos la capacitación y le ponemos al corriente!

En México, desde hace muchas décadas, existe un principio de derecho civil que obliga a quien causa un daño a un tercero a responder por él, aunque no haya tenido la intención de causarlo. A este principio se le conoce como el de “Responsabilidad Objetiva” o “Teoría del Riesgo”.

En materia de daño ambiental existe un principio similar; se trata del principio de “El que Contamina, Paga”. Este se traduce en la obligación de responder por un daño causado al medio ambiente, aunque no haya habido intención de causarlo. Muchos países del mundo han hecho valer este principio, pues existe una legislación clara que permite a los ciudadanos acudir a tribunales en busca de justicia ambiental.

En México, sin embargo, hasta 2011 no existía un marco jurídico adecuado para que las personas afectadas por un acto, hecho u omisión que ocasionara daño ambiental, pudieran acudir a los tribunales para que el daño fuera restaurado o cuando menos compensado. Esto cambió a partir de 2012, con la introducción de las acciones colectivas en materia ambiental y, a partir del mes de julio de 2013, con la entrada en vigor de la Ley de Responsabilidad Ambiental.